Ciudad

Y cuando desperté, Lyon estaba frente a mí

Se detuvo la banda giratoria una vez que quedó vacía. Todas las maletas habían sido tomadas por los pasajeros que descendieron del avión junto conmigo; sólo quedaba yo ahí, esperando mi valija que nunca llegó. Era el tercer vuelo que tomaba en las últimas 24 horas, tenía descompensación horaria (jet lag), y seguramente Fabián y Pierre ya me estaban esperando en la puerta de las Llegadas Internacionales del aeropuerto de Lyon.

Le pregunté al guardia qué debía hacer, me señaló una oficina donde me darían orientación. La francesa encargada rastreó mi maleta con la ficha que yo tenía y confirmó mis sospechas: “hubo un error, su equipaje fue enviado a San Sebastián. Jé suis désolé.” Me hace gracia que, de todos los lugares a los que pudo haber sido enviada, la maleta fue a dar a la ciudad donde viví seis meses, cuatro años atrás. Luego, la mujer me dio instrucciones para llenar un formulario con mis datos y la dirección a donde deberían enviar la valija. Sin contratiempos, un día después recibí mi maleta a domicilio.

Image

En 2010 estuve en Lyon por unas horas. Fue uno de los destinos incluidos en un road trip que comenzó y terminó en San Sebastián, se extendió por la Côte d’azur hasta Génova, y la ruta de regreso pasó por Torino, Lyon y Carcassonne. Recordaba algunos de los sitios emblemáticos, como la Place Bellecour, la Basílica Notre-Dame de Fourvière (en la parte alta de la ciudad) y los dos ríos: Rhône y Saône. En esta ocasión he tenido más calma para apreciar cada sitio con mayor detenimiento. Lo mejor de todo es contar con la guía de un habitante de la ciudad que pueda señalar detalles que pasarían desapercibidos para el turista promedio.

Ayer, Fabián me llevó a conocer la zona antigua de la ciudad, conocida como Vieux Lyon. Es irresistible caminar por el entramado de callejuelas empedradas de este barrio, plagado de confiterías, tiendas de diseño, restaurantes y cafés con mesitas al exterior. Aquí se encuentra la Catedral de Saint Jean, el Temple du Change (o el edificio de la Bolsa), la Maison des Avocats (la Casa de los Abogados) y la casa del Guiñol, entre otras edificaciones. Por su arquitectura, el Vieux Lyon fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1998.

ImageImage

Hoy visitamos el Museo de Historia de la Resistencia y la Deportación, que conserva objetos y documentos de Lyon en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, y registra parte de la historia de vida de los deportados durante la ocupación nazi. El museo se ubica en un edificio que antiguamente era una escuela de servicios militares, pero hoy alberga salas de exhibición, un centro de documentación y una escuela de ciencias políticas. Además de la colección permanente, la exposición temporal que visitamos fue “Pour Vous, Mesdames!” acerca de la vestimenta de las mujeres durante los años de la guerra.

Image

Algunas anotaciones

Anotación 1. Me ha sorprendido la cantidad de gente joven visible en las calles, en relación a la población mayor. Esto se contrapone con mi concepción de que Francia, al igual que otros países europeos, tienen una población predominante de adultos mayores. Hay posibles explicaciones para esto: a) que hay varias residencias universitarias a la redonda (de la mano con el hecho de que hay varias universidades en Lyon), b) que la gente mayor prefiere vivir a las afueras de la metrópoli, c) que la gente mayor usa menos el transporte público (¿?). No sé cuál es la explicación, el punto es que, para mi sorpresa, he visto pocos viejitos.

Anotación 2. Hay muchos corredores, muchos y a todas horas. También ciclistas, claro. Pero corredores por la calle, que te pasan al lado con sus audífonos y sus tenis y sus pants/licras. Quiero pensar que eso se relaciona con que casi todas las banquetas están parejitas, aptas para correr, pero además están las ciclovías y los caminos a los lados del río. O sea que toda la ciudad es una potencial pista de running.

Anotación 3. Aplaudo la flexibilidad del transporte público. El metro, el tranvía y los autobuses pueden tomarse con el mismo tipo de boleto, y se ofrecen alternativas con tarifas variables: pasaje sencillo, por horas, por días, por número de viajes, etc. Además, el sistema de préstamo de bicicletas tiene muchas estaciones, algunas cerca de las paradas de metro o tranvía. Lyon tiene espíritu multimodal.

 

Anuncios
Categorías: Ciudad, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , , | 2 comentarios

Música, radio y fronteras en el FICM

Dos películas mexicanas y una francesa se suman a mi lista de los filmes vistos en el FICM, con temas que van de la música, a la radio, a los trabajadores de ciudades fronterizas.

Somos Mari Pepa

Este largometraje de Samuel Kishi se derivó de un corto del mismo director que gozó de gran aceptación en el Festival de Cine de Guadalajara en 2011, y en festivales de países como Argentina y Francia. Tomando como punto de partida una banda musical adolescente llamada Mari Pepa, la película nos acerca a la vida de cuatro jóvenes que enfrentan problemas cotidianos: desempleo, estructuras familiares fracturadas, búsqueda de identidad, noviazgos y el despertar sexual, mientras pretenden mantener en pie su grupo para participar en una guerra de bandas. El personaje principal, Alex, lleva además una estrecha relación con su abuela, quien por momentos se contrapone con sus aspiraciones musicales pero que también representa el elemento más constante de su caótica vida adolescente.

Image

Me sorprendió gratamente la evolución de Mari Pepa, desde el cortometraje hasta esta versión de 95 minutos, que desde luego permite explorar más a fondo las vivencias diarias de los miembros de la banda y reflejan las problemáticas que atraviesa gran parte de los jóvenes mexicanos de la clase media baja. Sin grandes pretensiones, la película transmite una historia divertida, sincera y entrañable.

La Maison de la Radio

El reconocido documentalista Nicolas Philibert se adentra en el corazón de Radio France para sacar a la luz estampas de lo que pasa en el día a día de la radio pública en aquel país. Un edificio blanco y redondo es la casa de las emisiones francófonas que se distinguen por su diversidad: noticias, programas de concursos, música clásica, entrevistas con escritores, artistas pop, experimentos sonoros, producciones literarias sonorizadas, y mucho más.

Image

El documento no busca dar datos históricos ni contextuales de la radio en Francia, sino poner rostro al mosaico de voces  que inundan las frecuencias y servir como ventana para asomarse a las dinámicas de producción radiofónica actual. Recomendable para todos los amantes de la radio, en cualquiera de sus formatos.

Workers

Dos trabajadores de Tijuana, Lidia y Rafael, son los protagonistas de esta ficción dirigida por José Luis Valle. Lidia es empleada doméstica de una anciana millonaria, que tiene como mascota a una perra de raza galgo llamada Princesa. Rafael es empleado de limpieza en una planta de producción, donde ha desempeñado su trabajo ininterrumpidamente por 30 años. Ambos personajes luchan por empoderarse de una manera discreta en su propio entorno y preservar su dignidad ante todas las cosas.

Image

Workers es una historia excepcionalmente tejida, con detalles aparentemente insignificantes que se retoman con astucia más adelante en la trama. Cada elemento tiene un porqué y ningún cabo queda suelto. Hasta el momento, mi favorita de la Selección Oficial en la sección de Largometraje Mexicano.

Atracción adicional…

El artista plástico Javiar Marín presenta una colección de colosales cabezas metálicas expuestas en una de las calles peatonales de Morelia. Vale la pena darse una vuelta por este espectáculo público alterno al Festival Internacional de Cine, justo en el centro de la ciudad.

Image

Categorías: Ciudad, Películas, Radio y Música | Etiquetas: , , , , , , | 3 comentarios

Una güera en el FICM 2013

Me vine a Morelia para la semana del Festival de Cine. Decidí aprovechar la facilidad que me da mi empleo de trabajar desde cualquier lugar que cuente con conexión a internet (benditas dinámicas laborales del siglo XXI). Mi estancia comenzó el sábado y se extenderá hasta el domingo siguiente, para completar un total de 9 días de trabajo habitual combinado con festivaleo intenso.

Llegar a Morelia desde Guadalajara es relativamente fácil. Incluso encontrar hospedaje cerca del centro (donde se concentra la mayor parte de la actividad del festival) es sencillo si se hace con suficiente tiempo. Lo difícil al llegar aquí es encontrar boletos para las funciones que uno quiere. Es cierto, la compra se puede hacer en línea, pero justo por eso se agotan tan rápido.

Mientras tanto, en mi primer fin de semana alcancé a ver tres funciones. Aquí un breve comentario de cada una.

Suzanne

Esta película formó parte de la Semana de la Crítica del Festival de Cannes. Suzanne es una chica francesa que crece con su hermana Maria, bajo el cuidado de su padre viudo. La vida de Suzanne es un ejemplo del dicho “árbol que nace torcido jamás su tronco endereza”, y tras un embarazo adolescente, Suzanne está empeñada en seguir un camino con una metida de pata tras otra. Eso nos recuerda que algunas personas nunca cambian. Dirigida por Katell Quillévéré.

Image

Paraíso

Cuando un gordito se enamora de una gordita (¡Conapreeeed!), y de parte de uno ellos surge la iniciativa de comenzar una dieta, las posibilidades son: a) los dos bajan de peso, b) los dos rompen la dieta y ninguno baja de peso, c) uno de los dos baja y el otro no, lo que provoca nuevos problemas en la relación. En Paraíso sucede la opción c, y a ella se suma una mudanza desde Satélite hasta el D.F. con sus consecuentes complicaciones en la vida diaria de esta singular pareja. Es un largometraje mexicano en competencia, realizado bajo la dirección de Mariana Chenillo.

Image

Crepúsculo

Voy a confesar lo que me pasó con esta película (que nada tiene que ver con la saga de vampiros): entré sin saber nada de ella, sin ningún background, y creí es que se trataba de una producción actual ambientada en los 40’s y que reproducía a la perfección el estilo del cine de oro mexicano. Después me di cuenta de que realmente era una película del siglo pasado, concretamente de 1944. Con todo y la confusión, disfruté mucho las sobreactuaciones y los diálogos dramáticos y cursis propios de la época. Esta cinta, dirigida por Julio Bracho, se proyectó como parte del homenaje al 40 aniversario luctuoso del actor mexicano Arturo de Córdova.

Image

Y no solo hay cine…

El encanto de los festivales se extiende mucho más allá de los calendarios de funciones y actividades: está estrechamente relacionado con los lugares donde se llevan a cabo. No quiero herir susceptibilidades, así que no pondré aquí ejemplos de ciudades a donde no me gustaría ir ni siquiera para asistir a un bonito festival, pero sí debo decir que Morelia se disfruta por su maravilloso Centro Histórico, sus edificios de cantera rosa, y la limpieza que se ve en el primer cuadro de la capital michoacana. Además, este domingo descubrí la Ciclovía, que es el proyecto equivalente a la Vía RecreActiva de Guadalajara.

Entre el Jardín de las Rosas, el Museo de los Dulces (donde probé la tradicional nieve de pasta, elaborada con leche, azúcar y canela), y los portales en todo el perímetro de la Plaza Principal, transcurrirán mis próximos días. Estoy jugando a ser una moreliana más viviendo el FICM. Y hasta ahora, no podría sentirme más afortunada.

Image

P.D. Gracias a Alex por acompañarme en el inicio de esta aventura.

Categorías: Bicicletas, Ciudad, Películas | Etiquetas: , , , | 7 comentarios

Blog de WordPress.com.