Publicaciones etiquetadas con: TV

Tormenta tropical y TV de 40 pulgadas

Las situaciones límite sacan lo mejor y lo peor de la gente. Un catálogo de actitudes controversiales se ha visto en los últimos días en las costas de Guerrero, donde las prioridades de algunos –sin afán de generalizar- no se limitan a sobrevivir y ayudar a los necesitados, sino que buscan sacar provecho de donde se pueda. Como dice el dicho, quieren llevar agua a su propio molino, al fin que agua hay mucha.

Imagen

(Este es el enlace original donde se publicó la fotografía).

En una de las tantas galerías de fotos de la devastación, encontré una donde figuraban tres pantallas planas nuevas, empacadas, ridículamente resguardadas a mitad de la gran laguna de agua lodosa que cubre la ciudad. Digo ridículamente porque bajo circunstancias como esas, los esfuerzos tendrían que estar encaminados a conseguir víveres y artículos de primera necesidad, no a hacerse de bienes de lujo como parte de un robo multitudinario.

costco0

Más tarde leí algunas notas de periódico donde se describía la rapiña que ocurrió contra la tienda Costco Acapulco y todo tuvo sentido. En los minutos siguientes, una amiga que trabaja en Yamaha me hizo llegar otra imagen de parte de sus colegas en aquella zona, donde confirmaba la versión.

En las redes sociales leí todo tipo de comentarios, desde los que reprobaban tajantemente a los “delincuentes” (así se les calificaba), hasta los que justificaban las acciones alegando la evasión de impuestos de la compañía en cuestión. Personalmente, lejos de ideologías moralistas o religiosas, el hecho de tomar algo ajeno no me deja con la conciencia tranquila, mucho menos si me estoy aprovechando de las circunstancias desfavorables. Además, pensando de manera pragmática, ¿qué tan práctico es cuidar una smart tv y mantenerla alejada de la humedad en un sitio que tiene el agua hasta los huesos?

yamaha0

Dejando de lado las televisiones, la misma amiga me contó que su empresa estaba prestando sus lanchas y acuamotos para hacer labores de rescate y transportar personas. Ellos solo prestaban los equipos, y las maniobras eran realizadas por los lugareños, lancheros y pescadores. Me pareció noble escuchar eso: una dosis de fe en la humanidad.

Luego supe que los “héroes” pedían -cómo no- una compensación por su trabajo. Se me desmoronó poquito la confianza en la buena voluntad de la gente. Me imaginé una conversación del tipo: “Hola señora, vengo a rescatarla. Serían 100 pesitos”, o un discretísimo “Lo que sea su voluntad, ya ve que a uno también le afectó la lluvia”.

Después me enteré de un agravante a la ya de por sí caótica situación: con la inundación, varios cocodrilos salieron de la laguna Negra de Puerto Marqués y de otras lagunas de la región. Algunos de los animales ya habían sido capturados. A este peligro se suma la poca visibilidad que hay en las aguas turbias.

cocodrilo0

Nos llegan historias en pedacitos sobre lo que se está viviendo en torno a este desastre: favoritismos en el aeropuerto militar durante la evacuación de turistas (nota de Marcela Turati en Proceso), aumentos exponenciales en el precio de los víveres, incluso desconfianza de ciudadanos para hacer aportaciones en centros de acopio.

No se trata de hechos menores. Son síntomas de una población desconfiada, fragmentada y resentida. La tormenta tropical llega en una época de enorme tensión para el país, pero con todo y eso, hay muchas personas en la zona costera que verdaderamente necesitan apoyo. Si se animan a echar una mano, aquí van datos de dos opciones:

  • Cruz Roja, cuenta bancaria Bancomer 0404040406. Clabe Interbancaria: 012180004040404062.
  • Centro de Acopio Iteso, campaña “Voces de Auxilio por Guerrero”:

Los alimentos que se recibirán en los centros de acopio son atún (85-155 gramos), sardina (330 gramos), chiles (380 gramos), verduras en lata o tetra pak (380 gramos), aceite para cocinar (un litro), frijol (500 gramos y un kilo), arroz (500 gramos y un kilo), lenteja (500 gramos y un kilo), sopa de pasta (200-500 gramos), sal (200-500 gramos), mayonesa (380 gramos), café soluble (80-100 gramos), azúcar (1 kilo), mermeladas (500 gramos), chocolate en polvo o tableta, galletas dulces y saladas (100-200 gramos), consomé de pollo o res (cubos o polvo).

En cuanto a artículos de limpieza, se requieren los siguientes: jabón en polvo (un kilo), líquidos limpiadores y desinfectantes (un litro), escobas, jaladores y trapeadores, jergas, franelas y cubetas.

En el caso de artículos de higiene personal, se puede llevar a los centros de acopio papel sanitario (4 rollos), toallas femeninas (en paquete), cepillos dentales, pasta dental, shampoo, jabón de tocador y rastrillos y crema de afeitar.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 7 comentarios

Una serie de eventos… para ver series

Spoiler Alert:

En la primera temporada de Orange is The New Black, Piper hace prometer a Larry, su prometido, que la esperará para ver juntos Mad Men cuando ella salga de prisión. Más adelante vemos que él rompe la promesa. Sin embargo, esa petición -que para mí fue clave para despertar mi empatía con Piper- inspira la entrada de hoy.

Image

Una cosa que me encanta de las series es que cada quien decide el momento y las circunstancias generales para verlas: en qué momento del día, dónde y con quién. De algún modo, esa “rutina” marca nuestra forma de apreciarlas o incluso el apego que llegamos a sentir hacia ellas.

Durante el tiempo en que trabajé en una oficina, cada día aprovechaba mi hora de comer para ver un episodio de Mad Men. Fue una serie que vi sola, salvo un par de capítulos que vi en situaciones diferentes, y la comentaba hasta después con personas que tambien la habían visto.

Cuando transmitieron Capadocia, los domingos en la noche mis papás y yo veíamos el capítulo de estreno en su cuarto (el único con HBO). Después me regalaron la versión en DVD, y esa la veía en mi habitación.

En el caso de Breaking Bad y de Orange is the New Black, ambas las inicié sola y las terminé en varios maratones en pareja, donde veíamos 2, 3 o hasta 4 capítulos en una sesión, encargábamos algo de comer o preparábamos en casa. Alguien nos comentó que aprovechaba el largo intro de OITNB para terminar de poner la mesa, y luego claro, comer durante el episodio.

¿Qué pasa cuando por alguna razón tu estilo para ver una serie cambia? A mí me acaba de ocurrir. De entrada hay un sentimiento de añoranza, porque se vuelve una actividad que rememora las antiguas costumbres para ver esa serie en particular (añado: la llegada de Breaking Bad temporada 5 a Netflix coincidió con mi ruptura).

La parte positiva de esto: últimamente me he enterado de otras personas que comparten el gusto por estas historias, y ha sido un buen pretexto para platicar y, quién sabe, después organizar una reunión para ver varios capítulos entre amigos.

¿Tú cómo ves tus series? ¿Alguna se ha quedado marcada por el contexto en que la viste? Coméntame, mi twitter es @karlagodin

Hasta pronto.

Categorías: Series, Vida DIaria | Etiquetas: , , , , , , , , | 2 comentarios

Blog de WordPress.com.